ZEPPELIN DISCOS / CATALOGO / 60s 70s - CLASSIC ROCK

El Eslabón Perdido de la evolución del ser humano debía ser mitad hombre y mitad mono. En la evolución de Bob Dylan el Eslabón Perdido es "Bringing It All Back Home", y es casi simétricamente mitad rock y mitad folk.

re-edic usa 70s con gruesa carpeta sin codigos de barra, todo en exc condicion

Originally released in 1965 as CS 9128.

This version was likely reissued during the 1970s and can be differentiated by the labels and by the "JS" catalog number prefix.

En los tiempos de los discos de vinilo, una cara para cada uno de los registros (a excepción de la discreta guitarra de acompañamiento de "It's All Over Now, Baby Blue"). Difícilmente esta indecisión podría venir del miedo a echarse encima a la audiencia, si observamos todo lo que Dylan venía haciendo hasta entonces e hizo después, sino más bien a que este disco es una inevitablemente engañosa foto fija de un artista en aquel entonces en perpetuo movimiento y a punto de abandonar una de sus etapas e inaugurar otra en la que volvería a ser tan innovador, sino más.

Lo cierto es que la primera cara eléctrica lo llevó a adelantar por la derecha y hacer chupar rueda a todos sus contemporáneos, y sin embargo el paso del tiempo la muestra inferior dentro de su magistral frescura a la segunda cara, la acústica, tal vez la cumbre de la etapa que Dylan cerraba con estas cuatro inmensas canciones, el periodo de entrada en la libertad formal y temática sin el compromiso político o los tópicos de la canción folk como únicos temas en sus letras (tendencia ya consagrada en "Another Side Of Bob Dylan"), pero en la que aún conserva el folk y el blues acústico como música de acompañamiento.

La idea de convertir su sonido a la electricidad le rondaba a Dylan desde hacía tiempo, sobre todo desde sus contactos con la música de los BEATLES y el mortal aburrimiento que le producían sus propios recitales. Pero fue el productor Tom Wilson el que le dio el impulso definitivo al grabar por su cuenta y por encima de unas sesiones de Dylan en solitario a una banda de músicos de acompañamiento, y así hacerse una idea de cómo sonaría el nuevo Dylan. Finalmente estas grabaciones no pasaron a este L.P, pero llevaron a sus primeras siete canciones, cuyo "shock" se ha diluido en el tiempo porque no son superiores en absoluto a los siguientes dos discos, aunque aún hoy representan una colección de excelentes canciones que en su momento confirmaban el abandono de la faceta política y mesiánica de Dylan para adentrarse en una escritura más personal, influida sobre todo por los poetas "beat" como Allen Ginsberg, los simbolistas franceses y William Blake, sumados a sus bagajes bíblico y shakespeariano y a su innata mala leche. Este estilo estaba presente también en las notas interiores, pura escritura automática y finalmente aparecidas como parte del libro "Tarantula". Y en cierto modo la desafiante mirada de Dylan en la foto de la portada es también parte de la declaración de principios e independencia que es "Bringing It All Back Home".
La "cara A" tiene canciones tan hermosas como "Love Minus Zero", en la que Dylan declara su amor por una mujer tan sabia en un mundo de lerdos que sabe que "no existe ningún éxito como el fracaso, y que el fracaso no es ninguna clase de éxito", o "She Belongs To Me", a una mujer que es fuerte porque "Nunca se tambalea/ no tiene donde caerse". Canciones tan lúcidas como "Subterranean Homesick Blues", "Maggie's Farm" ó "Bob Dylan's 115th dream"(es impagable oír al propio Dylan y a Wilson escojonarse de la risa cuando canta primera línea de la canción: "Estaba en el Mayflower cuando pensé que había avistado tierra": saben el desmadre dialéctico que va venir después de algo así). Pero la dinámica de los músicos de sesión resulta demasiado rígida a veces para competir con ese cuarteto de inconmensurables canciones que interpreta Dylan con su guitarra, acústica y voz en la "cara B": "Mr. Tambourine Man", "Gates Of Eden", "It's Alright, Ma" y "It's All Over Now Baby, Blue", una de las más sabias (y duras) "canciones de ruptura" jamás escritas.
Aunque Dylan quisiese alejarse con este disco de su culto cuasi religioso de seguidores que veían en él al Profeta, y se pasase a esa escritura de sugerencias más que de significados, a mediados de los setenta un grupo terrorista decidió que la frase de "Subterranean Homesick Blues": "no necesitas un hombre del tiempo/ para decirte de dónde sopla el viento" era una llamada a la Revolución y a poner bombas. Para huir de gente así o parecida, en los siguientes tramos de su carrera Dylan iría aún más deprisa.ENRIQUE MARTÍNEZ

bob dylan

bringing it all back home

Mr. Tambourine Man, Love Minus Zero

[ LP ] [60s 70s - CLASSIC ROCK] [ Columbia ]

CARATULA

de VG++ a VG +

DISCO

de VG++ a VG +

AÑO

1968

PAíS

EE.UU.

Bob Dylan: Guitar, Harmonica, Keyboards, Vocals
John Hammond, Jr.: Guitar
Kenny Rankin: Guitar
Bobby Gregg: Drums
Al Gorgoni: Guitar
Paul Griffin: Piano, Keyboards
Bruce Langhorne: Guitar
Various Bass Players: John Boone, Sebastian, Joseph Macho, Bill Lee

Side 1

Subterranean Homesick Blues
She Belongs to Me
Maggie's Farm
Love Minus Zero / No Limit
Outlaw Blues
On the Road Again
Bob Dylan's 115th Dream

Side 2

Mr. Tambourine Man
Gates of Eden
It's Alright, Ma (I'm Only Bleeding)
It's All Over Now, Baby Blue

tambien puede interesarte de nuestro catálogo